Santos de los últimos días representarán RD en Juegos Olímpicos de Tokio

Comparte en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer

Dos jóvenes miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días formarán parte de la delegación de 66 atletas que representará a la República Dominicana en los juegos.

Josué Domínguez y Alejandra Aybar son dos jóvenes nadadores dominicanos clasificados para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Tokio 2021 respectivamente, que darán inicio el 23 de julio de 2021. Ambos atletas son miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Josué Domínguez de 24 años, cursa la licenciatura en Bioquímica de la Universidad Brigham Young (BYU) de Estados Unidos, al tiempo que dedica unas 20 horas a la semana a la natación y trabaja en un grupo de investigación en la misma universidad.

En un comunicado publicado en el portal de la iglesia, relata que desde muy pequeño empezó su carrera como atleta. Al principio tenía miedo de nadar, pero con el tiempo empezó a desarrollar una pasión por el deporte, mediante el cual el trabajo en equipo le ayudó a superar sus limitaciones hasta convertirse en lo que es hoy.

Destaca que el éxito alcanzado se debe en gran manera a una frase que su madre le repetía cuando era niño, atribuida a Gordon B. Hinckley, quien entonces era el presidente de la Iglesia: “Debemos procurar la excelencia en todo lo que hacemos”.

También afirma que la escritura en Josué 1:9, le ha mantenido enfocado en sus metas y desempeño como nadador: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo dondequiera que vayas”. Insta a los jóvenes a “buscar el propósito de aquello a lo que se dedican, porque esto les permitirá llevarlo a cabo con pasión”.

Josué sirvió como misionero de la Iglesia en la Misión Puebla Sur México. “La obra misional me ayudó a entender cómo Dios me habla y a buscar Su guía”, dice Domínguez, quien ha ganado diferentes medallas, siendo la primera en los juegos celebrados por la Confederación Centroamericana y del Caribe de Aficionados a la Natación (CCCNA) 2011. Más adelante, en el año 2019, ganó la medalla de oro en 100 y 200 metros pecho.

En el mismo orden, en marzo del 2021, hizo historia en las páginas de República Dominicana cuando se convirtió en el primer nadador dominicano en competir en los Campeonatos Universitarios División I NCAA de natación, representando a Brigham Young University en Greensboro, Carolina del Norte USA. En mayo de 2021 impuso récord absoluto en 100 metros pecho.

Por su parte, Alejandra Aybar es una joven atleta paralímpica con una fe firme en Dios, promotora de buenos principios y valores, quien expresa agradecimiento por sus metas logradas.

“Estos juegos son un sueño hecho realidad. Durante los últimos tres años cada día ese ha sido mi propósito de levantarme y dar lo mejor de mí en el agua, sabiendo que por sacrificios se dan bendiciones”, expresa Aybar.

Alejandra padece una enfermedad genética llamada osteogénesis imperfecta (comúnmente conocida como “huesos de Cristal”), la cual provoca debilidad en los huesos, pero eso no la detiene en su desarrollo profesional y espiritual.

“Mi mayor dificultad es la naturaleza de mi cuerpo, fortalecerlo y enseñarle a usar lo que tiene de la manera más efectiva, disciplinarlo en otras palabras, dar lo mejor y no desistir aún con dolor y sobre todo estar abierta a las correcciones para seguir evolucionando. Entiendo y sé que las dificultades son parte del proceso, y que están ahí para que alcancemos nuestro máximo potencial”, dice Aybar.

“La carrera más difícil ha sido la modalidad de 100 metros pecho” comenta Aybar, una apasionada de las competencias, quien dice que a pesar de sus dificultades motrices estando en tierra firme, en el agua se siente libre.

Alejandra ha tenido siempre el apoyo de su entrenador Gálvez Capriles, el apoyo de un psicólogo deportivo, pero nunca deja de lado la guía espiritual. “Antes de tirarme a la piscina le pido a Papá Dios que bendiga mi entrenamiento y obviamente, yo me encargo de hacer mi parte”, destaca.

En el campo profesional, es egresada de la carrera de Ingeniería Industrial, con experiencia laboral en el sector de dispositivos médicos. Ganó la primera medalla para la República Dominicana como nadadora paralímpica en los Juegos Parapanamericanos de Lima, Perú 2019, en la modalidad de 100 metros pecho.

Alejandra es también una conocida oradora motivacional y activista de la inclusión que ha sido figura en diferentes campañas nacionales e internacionales para promover una sociedad más inclusiva.

Comparte en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Share on LinkedIn
Linkedin
Buffer this page
Buffer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar